top of page
Buscar
  • Foto del escritorYared Dominguez

Reflexión de los veintitrés

Actualizado: 19 nov 2020

Este último año ha sido de los más movidos hasta ahora. Recuerdo que cuando cumplí los 21, sabía que, según la antigua filosofía zen, la vida iba a cambiar. Y sí que lo fue.


Hoy cumplo 23 años. Años que he disfrutado, pues he sido afortunado. Antes, el drama era mi mejor traje, la queja y la flojera, los mejores ornamentos. Soy mejor que la versión mía de diecinueve años, y espero que mi versión de treinta diga lo mismo de mi yo actual.


Design with Ease


"You used to get it in your fishnets

Now you only get it in your night dress

Discarded all the naughty nights for niceness

Landed in a very common crisis"


-Alex Turner


Hoy cumplo 23 años. Años que he disfrutado, pues he sido afortunado. Antes, el drama era mi mejor traje, la queja y la flojera, los mejores ornamentos. Soy mejor que la versión mía de diecinueve años, y espero que mi versión de treinta diga lo mismo de mi yo actual.


Me siento agradecido con la vida, con Dios, y con todo. Mi buen amigo Cristo dice que hay que contemplar para ver la belleza de la vida. Y sí. Cumplir años es un buen momento para contemplar. Claro, no todo ha sido fácil. Los que me conocen desde hace años lo saben. Pero ha sido un camino que he querido recorrer. Tomé la decisión de cambiar, y si soy sincero, aún no cumplo todo lo que me he propuesto. Ni siquiera la mitad. Pero he disfrutado el camino.


La salud, la amistad, la familia, el dinero, la sabiduría y el agradecimiento son la base de mi vida.

Hoy, puedo decirles sin problemas, que todos mis amigxs son personas a las que admiro, lxs quierx y me quieren (jujuju). Jamás subestimen el amor de una amistad. Es un amor hermoso. Y ver que tus amigxs son personas a las que admiras, no tiene precio. Creo que eso es parte de la felicidad, algo así dice Aristóteles.


La familia. Agamenón cavó su tumba cuando decidió eliminar la barrera de la familia. Cuando hay algo más importante que la familia, creo que es un mal camino. Me tomó veinte años aprender esa premisa. Es el valor más importante. Mis decisiones se guían por mi familia, la que tengo y tendré. Son mi Maps cuando no sé que camino elegir. Espero me duré bastante para poder seguir aprendiendo de ella.



El amor. En pareja. Es subirte a la combi de la vida con alguien de copiloto. "No sé hacia dónde nos lleve la vida, pero sé que quiero recorrer el camino contigo". Más que la belleza corporal, es el querer a alguien, incluso comiendo. La vida no estará exenta de malos momentos, seguro serán varios, de eso no hay duda. La pregunta es: ¿los quiero pasar con esta persona? Eso es lo que he verificado.


Y por último, el largo plazo. De las pocas verdades que hay en el mundo, una es la incertidumbre. Aún así, me gusta pensar en el futuro, que no dudo que será mejor que hoy. Lo que hoy tengo de resultados, es gracias a la siembra que hice hace algunos años atrás. Espero estar sembrando bien en la vida para ser alguien feliz, pleno y prospero. La salud, la amistad, la familia, el dinero, la sabiduría y el agradecimiento son la base de mi vida. No me considero el mejor en ninguna de esas, pero espero algún día serlo.


Así despido mis 22. Una etapa donde el aprendizaje estuvo a diario. Así que si Yared de treinta años ves esto, ya sabes lo que pensabas hace siete años (siete años, baia)


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page